La microdermabrasión es un procedimiento de spa mínimamente invasivo que rejuvenece la piel al tratar los daños del sol, las marcas, arrugas y otros problemas de la piel. * El procedimiento utiliza un flujo suave de pequeñas partículas para exfoliar las capas externas de la piel, dejándola con un aspecto más fresco, juvenil y renovado. La microdermabrasión se puede combinar con otros procedimientos como peels químicos y tratamientos de láser.

Durante la sesión de microdermabrasión el médico utiliza un dispositivo manual para dirigir pequeñas partículas de cristal sobre el área de piel envejecida o dañada a fin de raspar la capa superficial. Luego se succiona la piel con un instrumento de absorción para revelar la piel sana subyacente.

El procedimiento no requiere anestesia y los pacientes pueden regresar a sus labores habituales de inmediato. Se puede experimentar un enrojecimiento leve una hora después, que usualmente desaparece por sí solo. La mayoría de los pacientes experimenta resultados notables después de una serie de 5 a 10 tratamientos, aplicados con una o dos semanas de diferencia.