La piel cambia con el tiempo debido a la edad, los daños del sol y otros factores, causando arrugas, cambio de pigmentación y marcas en la piel. Muchos pacientes descontentos con esos cambios acuden a los tratamientos cosméticos para recobrar su apariencia y mantener un rostro atractivo, juvenil y fresco. Esos tratamientos no quirúrgicos pueden mejorar de manera segura y efectiva el aspecto de la piel, permitiendo, sin embargo, que los pacientes se sigan viendo como ellos mismos.

Aunque la edad y los daños del sol son las causas más comunes de los cambios indeseables de la piel, existen ciertas condiciones que también pueden afectar negativamente la piel, como son:

  • La contaminación ambiental
  • Un mal régimen alimenticio
  • La falta de ejercicio
  • Fumar
  • Cambios hormonales
  • Padecimientos médicos como acné y rosácea
  • Factores genéticos

Muchos pacientes eligen combinar una o más opciones de rejuvenecimiento, o combinarlas con procedimientos de cirugía plástica tales como el estiramiento de rostro o el levantamiento de cejas para maximizar los resultados.

El Dr. Busso le recomendará la o las opciones de tratamiento más efectivas para usted después de evaluar su piel, su historia médica y conocer sus objetivos.